Saltar al contenido principal
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Mi gato bebe mucha agua y orina mucho: ¿es normal?

Mi gato bebe mucha agua y orina mucho: ¿es normal?

Si has detectado que tu gato bebe mucha agua y orina mucho, deberás acudir al veterinario de inmediato. Por lo general, estos síntomas indican que existe algún problema en el estado de salud de nuestras mascotas. Probablemente, tu gato sufra alguna descompensación en órganos como los riñones, el hígado o las glándulas hormonales. A continuación, te explicamos cómo puedes detectar los síntomas, así como algunas de las posibles causas que se escondan detrás de estas señales.

¿Cómo saber si mi gato bebe mucha agua y orina mucho?

En términos veterinarios, nombramos poliuria al hecho de que un gato orine más de lo normal y polidipsia cuando bebe más de lo habitual. Estos dos conceptos no son en sí una enfermedad, tan solo una sintomatología. Debes tener en cuenta que, normalmente, estos cambios en el comportamiento de tu minino se dan de forma muy paulatina. Así pues, es fácil que pasen desapercibidos y solo nos demos cuenta cuando la situación ya es grave. Por lo tanto, debes conocer las rutinas y costumbres de tu gato para, así, poder detectar cualquier anomalía con tiempo. Algunos de los signos que te indican que tu gato presenta poliuria o polidipsia son:

  • Maúlla insistentemente pidiendo agua.
  • Ensucia la arena de la bandeja con orines más a menudo, de manera que tienes que cambiar la arena asiduamente.
  • Orina fuera de la bandeja de arena.

¿Cuánta agua es normal que beba un gato a lo largo de un día?

Es posible que percibamos que nuestro gato bebe mucho, pero que no sepamos si es una cantidad normal o si, por el contrario, debemos preocuparnos. En este sentido, puedes guiarte teniendo en cuenta que la cantidad de agua que bebe un gato al día depende de su alimentación y de su peso:

  • Si solo come pienso: lo normal es que no beba más de 100 ml al día por kilo.
  • Si solo come comida húmeda: no debería beber más de 50 ml al día por kilo.

También necesitas tener en consideración que factores externos, como el calor, el ejercicio o la lactación, pueden aumentar considerablemente la ingesta de agua. Del mismo modo, el uso de ciertos medicamentos, como los esteroides y algunos antiinflamatorios, también causan en el animal un aumento de la cantidad de orina, que intenta compensar con un incremento de la ingesta de agua.

¿Cómo saber la cantidad de agua que bebe mi gato al día?

La mejor manera de saber cuánta agua ingiere tu mascota es usar un bebedero con medidas. También puedes calcular la medida del cuenco de agua que acostumbras a usar para ofrecerle agua. De esta manera, podrás saber con certeza y objetividad la cantidad de agua que toma tu gato a lo largo de una jornada. Obviamente, esta solución solo tiene sentido si no convives con más de un gato. También tendrás que asegurarte de que tu amigo felino no bebe agua de otros sitios como grifos, plantas, etc.

Posibles enfermedades

La polidipsia y la poliuria pueden estar causadas por alguno de los siguientes problemas de salud:

  • Fallo renal
  • Infecciones renales o urinarias
  • Diabetes
  • Hipertiroidismo
  • Insuficiencia hepática
  • Hiper o hipoadrenocorticismo

En la mayoría de casos, el aumento de ingesta de agua y de micción son síntomas tempranos. Es decir, aparecen antes de que la enfermedad esté en un estadio avanzado y produzca sintomatología más grave. Por esta razón, es esencial prestar una especial atención a su posible aparición.

Recomendaciones

Para acabar, te hacemos algunas sugerencias que te ayudarán a proteger y velar por la salud y el bienestar de tu querida mascota:

  • No limites el consumo de agua de tu gato. Sobre todo si observas que está orinando más de lo normal, ya que podría deshidratarse.
  • Observa y conoce los hábitos de tu mascota. De esta manera podrás detectar futuros cambios.
  • Acostumbra a tu gato a hacer sus necesidades en una bandeja, aunque salga a pasear fuera de casa. Así podrás comprobar con facilidad sus rutinas urinarias y percibir cualquier irregularidad.
  • Acude al veterinario ante cualquier síntoma o duda. Cuanto antes se le haga un diagnóstico y pueda empezar un tratamiento, mejor será su recuperación.

Dejar un comentario