Saltar al contenido principal
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Alergias alimentarias en perros: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Alergias alimentarias en perros: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Las alergias alimentarias en perros son trastornos relativamente frecuentes. En este artículo te ayudamos a diferenciar las alergias de las intolerancias y a reconocer sus síntomas. Además, te exponemos las distintas maneras de identificarlo. Recuerda, sin embargo, que siempre que tu mascota presente alguna afección de su estado de salud, debes acudir a un profesional. El veterinario es quién puede hacer un diagnóstico y decidir el tratamiento adecuado para tu perro.

Diferencias entre las alergias alimentarias en perros y las intolerancias alimentarias

Aunque pueden confundirse con facilidad, las alergias alimentarias en perros son distintas de las intolerancias. Conoce, pues, las características de cada tipo de trastorno:

  • Alergias alimentarias. Las alergias alimentarias son una respuesta del sistema inmunológico a uno o varios alérgenos del alimento, normalmente proteínas. La primera vez que el organismo entra en contacto con dicho alérgeno, se percibe como una sustancia nociva, aunque en realidad no lo es. Como consecuencia, el cuerpo genera anticuerpos. Después, en las posteriores ingestas, los anticuerpos reaccionan y aparecen los síntomas de la alergia.
  • Intolerancias alimentarias. Las intolerancias no son una reacción inmunológica. Sencillamente, son una reacción anormal del organismo frente a un alimento que el organismo no es capaz de asimilar total o parcialmente. Así pues, las intolerancias no requieren una exposición previa para desencadenar síntomas.

Síntomas de las reacciones alérgicas

Los principales síntomas de una alergia alimentaria están relacionados con alteraciones en la piel. Sin embargo, también puede afectar el sistema digestivo. Con menor frecuencia, puede aparecer sintomatología relacionada con el sistema respiratorio o neurológico.

  • Dermatitis. Los signos cutáneos como el enrojecimiento y el picor intenso de la piel son los más comunes. A veces, podremos observar heridas debidas al rascado. También es habitual que los síntomas cutáneos afecten zonas interiores, como los oídos, y los perros acaben desarrollando otitis.
  • Problemas gastrointestinales. Los signos relacionados con el sistema digestivo son más propios de las intolerancias alimentarias. Sin embargo, a veces pueden ser causados por una alergia alimentaria. Algunos de estos síntomas son diarreas, vómitos, flatulencias y pérdida de peso.

Formas de diagnóstico

Hay distintas formas de diagnóstico veterinario para confirmar una sospecha de alergia alimentaria en perros. El veterinario decidirá cuál es la más apropiada en función de la sintomatología de cada mascota:

  • Dieta de eliminación. Consiste en prescindir de los alimentos sospechosos de producir la alergia. Si los síntomas del perro mejoran con este cambio en su alimentación, se confirmará el diagnóstico de alergia alimentaria.
  • Dieta hipoalergénica. También se pueden ofrecer piensos formulados con una única fuente de proteína animal.
  • Prueba cutánea. Este tipo de prueba ofrece un resultado directo y preciso. Consiste en testar los principales alérgenos alimentarios en la piel del perro.

¿En qué consiste una dieta de eliminación?

Solamente puedes poner en práctica una dieta de eliminación con tu mascota cuando lo recomiende tu veterinario y siempre bajo su supervisión. Para empezar, el profesional necesitará una lista de todos los ingredientes que ha tomado tu perro a lo largo de su vida. Con esta información, se configurará una dieta nueva sin ninguno de estos ingredientes y con una única fuente de proteína animal y una única fuente de hidratos de carbono. Deberás llevar a cabo la dieta de eliminación durante 8-12 semanas sin introducir ningún alimento de la dieta antigua.

Pasado este período de tiempo, podrás volver a ofrecer a tu perro la dieta antigua, cuando el veterinario lo indique y de la manera que lo indique. Si los síntomas de alergia alimentaria no reaparecen, se descartará una alergia alimentaria. Si aparecen de nuevo, se volverá a dar por segunda vez la dieta de eliminación varias semanas más. Si los síntomas desaparecen, se podrá confirmar que nos encontramos frente a una alergia alimentaria.

Tratamiento

Por desgracia, las alergias alimentarias en perros no tienen cura. Así pues, el único tratamiento consiste en eliminar de la dieta los alimentos que originan las reacciones. Así pues, los fármacos solamente se prescriben si el rascado ha causado lesiones dermatológicas graves, o bien, para bajar los síntomas de la alergia. En este último caso, puede ser que se deban administrar antihistamínicos o corticoides. Ten presente que es imprescindible que la toma de cualquier medicamento esté supervisada por un veterinario.

Dejar un comentario