Saltar al contenido principal
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Perros con problemas digestivos

Perros con problemas digestivos

¿Cómo funciona el sistema digestivo de los perros?

Para entender cómo funciona la nutrición en los perros, debemos conocer bien su aparato digestivo. En el artículo de hoy te explicamos cómo funciona el sistema digestivo de los perros y cuáles son las funciones de cada uno de los órganos que lo conforman.

Índice:

  • El sistema digestivo de los perros: órganos y funciones del aparato digestivo
  • Factores que intervienen en la duración del proceso digestivo
  • La nutrición en los perros: ¿por qué es tan importante la digestibilidad de la comida?

El sistema digestivo de los perros: órganos y funciones del aparato digestivo

El sistema digestivo de los perros es el conjunto de órganos encargados del proceso de la digestión, es decir, la transformación de los alimentos en nutrientes asimilables por el organismo. Las diferentes etapas de la digestión canina están determinadas por cada uno de los órganos que intervienen en ella:

 perros con problemas digestivos

  • La boca. La boca de los perros está formada por 42 dientes afilados y delgados, diseñados para desgarrar alimentos más duros. En la boca, la comida se desmenuza y se mezcla con la saliva para poder ser tragada.
  • El esófago. Después de tragar la comida, los músculos del esófago mueven el alimento hacia el estómago mediante un movimiento ondulatorio conocido como peristaltismo.
  • El estómago. El estómago de los perros tiene una triple función: almacenar la comida, mezclarla con varias enzimas para iniciar la descomposición y regular la velocidad de flujo hacia el intestino delgado. Después de pasar por el estómago, la comida se convierte en una masa líquida y lechosa llamada quimo.
  • El intestino delgado. El intestino delgado se compone de tres partes: El duodeno, tramo que se conecta con el hígado y el páncreas a través de los conductos biliares y pancreáticos.
  • El yeyuno, tramo más largo que está cubierto de miles de microvellosidades que asimilan los nutrientes y eliminan los residuos. El íleon, tramo que conecta con el intestino grueso.
  • El páncreas. El páncreas se encarga de liberar enzimas digestivas en el intestino: las proteasas, la amilasa y la lipasa.
  • El hígado. La bilis que se produce en el hígado, se almacena en la vesícula biliar y pasa al intestino a través del conducto biliar.
  • El intestino grueso. En el intestino grueso ya no hay absorción de nutrientes. Las paredes de este órgano absorben el agua y segregan una sustancia mucosa que facilita el transporte hacia el recto.
  • El recto. Los residuos resultantes de la digestión se almacenan en el recto hasta que hay una cantidad suficiente para ser defecada.

Factores que intervienen en la duración del proceso digestivo

Por regla general, un perro suele tardar entre 6 y 8 horas en digerir la comida. Sin embargo, hay una serie de factores que influyen en la duración del proceso digestivo de nuestros amigos peludos:

  • La raza.
  • El tamaño.
  • La edad.
  • La hidratación.
  • El estado de salud.
  • Las enfermedades, alergias e intolerancias.
  • La digestibilidad de la comida.

perros con problema digestivo

De todos estos factores, sin duda el más determinante es la composición del propio alimento. Por ejemplo, la comida húmeda se digiere más rápido que el pienso seco. Por otra parte, la calidad y digestibilidad del alimento influye tanto en la duración de la digestión como en la correcta asimilación de los nutrientes.

La nutrición en los perros: ¿por qué es tan importante la digestibilidad de la comida?

La dieta incide directamente en el funcionamiento del sistema digestivo de los perros. Por eso, a la hora de evaluar la calidad de los alimentos hablamos de la importancia de su digestibilidad. La digestibilidad es un valor que nos ayuda a medir la cantidad de nutrientes que un animal puede absorber de la comida que ingiere. Un alimento de alta digestibilidad es aquel que ofrece una mayor cantidad de nutrientes asimilables por volumen de comida. En otras palabras, los alimentos más digeribles ofrecen mayores valores nutricionales y permiten que lleguen más nutrientes al organismo de nuestro compañero cuadrúpedo.

En conclusión, podemos decir que un buen alimento para perros debe facilitar a nuestros amigos peludos una correcta digestión de los alimentos y una óptima absorción de los nutrientes. Por eso, si queremos evitar los problemas en el sistema digestivo de los perros debemos ofrecerle una comida sana y con ingredientes naturales.

En Amanova somos amantes de las mascotas y queremos que tu perro tenga una vida larga, saludable y muy feliz. Por esta razón, utilizamos como mínimo un 50% de carne fresca, nuestras recetas de pienso están llenas de deliciosos ingredientes 100% naturales que hacen que nuestra comida sea mucho más saludable y deliciosa para tu peludo.

Dejar un comentario