Skip to main content
FREE SHIPPING ON ORDERS OVER €39

Las 5 enfermedades de la piel en gatos más comunes

Las 5 enfermedades de la piel en gatos más comunes

Los picores, la pérdida de pelo y las heridas en la piel son algunos de los signos que nos indican que nuestro minino está sufriendo alguna enfermedad dermatológica. Ante las primeras sospechas, es importante acudir al veterinario, ya que algunas de estas patologías pueden provocar graves complicaciones si no se tratan a tiempo. En el artículo de hoy te explicamos cuáles son las enfermedades de la piel en gatos más comunes y te damos algunas pistas para detectarlas.

¿Cuáles son las enfermedades de la piel en gatos más comunes ?

Si tu pequeño felino tiene costras, heridas en la piel o zonas sin pelo, quizás tenga alguna de las enfermedades en la piel de los gatos más comunes:

1) Tiña o dermatofitosis.

La dermatofitosis, más conocida como tiña, es quizás la afección dermatológica de los gatos más conocida y temida, ya que puede contagiarse a los seres humanos. Está causada por hongos que se alimentan de la piel, produciendo diferentes tipos de lesiones, como la alopecia redondeada. La tiña en gatos también provoca prurito e inflamación cutánea. Esta enfermedad en la piel de los gatos afecta con mayor frecuencia a los mininos jóvenes o enfermos que tienen las defensas mermadas o poco desarrolladas. Por eso, es una patología más habitual en gatos que han sido recogidos de la calle.

2) Dermatitis alérgica.

La dermatitis es otra de las enfermedades de la piel más frecuentes en los gatos. Suele producirse por una reacción a la saliva de las pulgas. En ejemplares alérgicos, basta con una sola picadura para que se produzcan lesiones derivadas del rascado, especialmente en el cuello, el abdomen, el perineo y la zona lumbosacra. Para prevenir la dermatitis alérgica producida por las pulgas, es fundamental que lleves al día el calendario de desparasitaciones de tu mascota. También es muy importante que desinfectes el entorno debidamente, sobre todo en las épocas de mayor incidencia de pulgas, es decir, durante los meses cálidos.

3) Sarna.

La sarna es otro de los problemas de la piel en gatos más comunes y temidos. Se trata de una enfermedad cutánea contagiosa, provocada por un ácaro. El síntoma más común de la sarna en gatos es un intenso picor que puede llegar a causar graves lesiones en la piel e incluso costras y calvas. Esta patología se contagia por contacto y puede darse también en los seres humanos. Aunque su tratamiento es sencillo, un diagnóstico precoz es fundamental para evitar complicaciones. Por eso, debes llevar a tu gato a tu veterinario ante cualquier sospecha.

4) Alopecia psicógena.

Este tipo de alopecia es una enfermedad de la piel que se deriva de un trastorno del comportamiento. En los gatos con alopecia psicógena, la falta de pelo está provocada por un acicalamiento excesivo, que suele producirse porque el gato se encuentra ansioso o estresado por diferentes motivos: una mudanza, la llegada de un nuevo miembro a la familia, etc. Las calvas causadas por esta alopecia pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo donde el animal pueda llegar con su boca. Para curar esta enfermedad, hay que descubrir el factor desencadenante de la situación de estrés o ansiedad. Por eso, es recomendable acudir a un etólogo especialista en conducta felina.

5) Acné felino.

El acné felino es un problema de la piel de los gatos que suele localizarse en la barbilla y alrededor de los labios. Estas zonas tienen muchas glándulas sebáceas, que se encuentran en el interior de los folículos pilosos, donde también se alberga el pelo. Cuando los folículos segregan demasiada queratina, se produce una obstrucción en los poros que provoca la aparición de puntos negros. En la mayoría de los mininos, el acné felino es un trastorno leve. Sin embargo, algunas veces, los poros obstruidos pueden derivar en infecciones de la piel en gatos, causando problemas más graves, como pústulas, edemas, aumento de los ganglios y fuertes picores.

¿Cómo tratar los problemas en la piel de los gatos?

Además de éstas, hay otras enfermedades en la piel de los gatos que pueden generar problemas cutáneos y capilares a tu mascota. En función de la patología, será necesario establecer un tratamiento específico para controlar los síntomas y erradicar las causas. Por otra parte, algunos problemas en la piel de los gatos también pueden ser la consecuencia de una dolencia subyacente. En ese caso, la condición dermatológica de tu felino no mejorará hasta que la enfermedad se trate debidamente. Por eso, lo primero que debes hacer si tu gato presenta algún tipo de alteración en la piel es acudir inmediatamente al veterinario para confirmar el diagnóstico. 

Leave a comment