Skip to main content
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Gatos en otoño: cómo les afecta el cambio de estación y cuidados básicos

Gatos en otoño: cómo les afecta el cambio de estación y cuidados básicos

La bajada de las temperaturas y la disminución de las horas de luz pueden afectar a tu gato de la misma forma que nos pueden afectar a las personas. Además, el otoño es el momento de retomar las rutinas después del verano. Conoce los cambios que sufren los gatos en otoño y aprende a cuidar a tu amigo felino durante esta época del año.

¿Qué cambios sufren los gatos en otoño?

Es normal que tu gato en otoño sufra cambios físicos y anímicos. La mayoría son cambios naturales y no es necesario preocuparse. Sin embargo, es importante que seas consciente de cómo influye la llegada del otoño en tu mascota para poder detectar posibles anormalidades y tomar las medidas necesarias.

  • La muda de pelo. La caída de pelo de los gatos empieza durante los meses de otoño. Este es un proceso normal. Tu gato renueva su pelaje para afrontar las bajas temperaturas del inminente invierno.
  • El estado de ánimo. La disminución de las horas de luz puede influir en el estado de ánimo de tu mascota. Así pues, es probable que percibas que tu gato está más apático de lo normal. Esto también es un proceso natural y no debes alarmarte en exceso. Sin embargo, debes tener en cuenta que en animales de edades más avanzadas estas variaciones del estado de ánimo se agudizan.
  • Resfriados. El descenso de las temperaturas hace que tu gato sea más vulnerable a los resfriados. Si tu gato no sale de casa no notará las inclemencias meteorológicas. Por el contrario, si duerme fuera de casa, estará expuesto a sufrir una bajada de defensas y a coger un catarro que puede derivar en complicaciones respiratorias.
  • Artrosis. El frío y la humedad también pueden afectar a tu gato si sufre problemas relacionados con los huesos. La inflamación de las articulaciones se puede acentuar con el cambio estacional.

Guía de cuidados para los gatos en otoño

Descubre los cuidados básicos para dar respuesta a las necesidades específicas de tu gato en otoño.

  • Cepillado regular. Para controlar la caída de pelo de tu mascota deberás cepillarlo más frecuentemente. De hecho, si lo cepillas a diario, acelerarás el proceso de muda del pelaje.
  • Alimentación. Si la pérdida de pelaje es muy abundante, también puedes reforzar su alimentación con algunos nutrientes. Te recomendamos una dieta alta en ácidos grasos y omega-3.
  • Comidas regulares. La adaptación a las rutinas del día a día debe hacerse de forma progresiva. Para ayudar a tu amigo felino a acomodarse al nuevo ritmo después del verano, te recomendamos mantener un horario de comidas regular y estable.
  • Ejercicio. La actividad física te ayudará a combatir la apatía de tu mascota. Puedes hacer largos paseos o dedicar más tiempo para jugar con tu gato en casa.
  • Refugios durante la noche. Si tu gato duerme en el exterior es necesario que le construyas un espacio donde guarecerse del frío. Acondiciona este espacio de modo que pueda estar calentito y protegerse de la lluvia. Otra opción para combatir los resfriados es dejar que tu gato duerma en casa durante los meses de invierno.
  • Visita a tu veterinario. Consulta a tu veterinario siempre que percibas que los cambios que sufre tu mascota no son normales. Tú conoces a tu gato más que nadie. Debes confiar en tu capacidad para detectar si un comportamiento es natural o, por el contrario, te resulta extraño.
Así pues, tener conciencia de las peculiaridades de los cambios que padece tu gato en otoño te ayudará a acompañarlo de la mejor manera posible. Por suerte, la progresiva llegada del frío no solamente te traerá problemas. De hecho, durante estos meses, tu compañero felino y tú os refugiaréis en casa y es probable que paséis mucho más tiempo juntos, de manera que podréis fortalecer vuestros lazos afectivos.

Leave a comment