Skip to main content
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Cómo evitar la caída de pelo en gatos

Cómo evitar la caída de pelo en gatos

Aunque quieras que el pelaje de tu gato luzca sano y brillante, hay una serie de factores que pueden provocar una caída de pelo excesiva, como la higiene, la alimentación y ciertas enfermedades. A continuación te explicamos cuáles son las principales causas de la caída de pelo en gatos y te damos algunos consejos para ponerle remedio.

Causas de la caída de pelo en gatos

La pérdida de pelo es muy habitual en nuestros amigos felinos. Sin embargo, ver a tu minino perdiendo demasiado pelo no solo resulta muy angustioso, sino que puede ser el síntoma de un problema más grave. Estas son algunas de las causas más comunes de la caída de pelo en gatos:

  1. Acicalamiento excesivo. Como bien sabes, los mininos se acicalan a sí mismos para mantenerse limpios y sanos. Ahora bien, el acicalamiento excesivo puede ser la causa de la caída de pelo en gatos. Si crees que tu mascota presenta síntomas de acicalamiento excesivo, debes llevarlo al veterinario, ya que esta conducta podría estar relacionada con algunos problemas de comportamiento, como el estrés o la falta de estimulación.
  2. Dieta desequilibrada. La comida habitual de tu amigo felino debe proporcionarle todos los nutrientes necesarios para mantener una óptima salud capilar y dermatológica. Una falta o exceso de ciertos alimentos en su dieta puede generar la debilitación o la pérdida de pelaje.
  3. Alergias, hongos y parásitos. Tanto los parásitos externos como las alergias ambientales o alimentarias pueden provocar picazón, un síntoma que lleva a los gatos a rascarse y acicalarse en exceso. Otra causa común de la caída de pelo en gatos es la tiña, una infección por hongos muy contagiosa que se da entre animales que viven en grupos.

¿Cómo evitar que se le caiga el pelo a mi gato?

Aunque es imposible evitar que se le caiga el pelo a tu gato, sí que puedes controlar la caída capilar siguiendo estas pautas de higiene y alimentación:

  1. Cepilla a tu gato con regularidad. Para controlar la caída del pelo de tu minino, cepíllalo entre 5 y 10 minutos al menos una vez a la semana. Utiliza un cepillo de cerdas suaves si tu gato es de pelo corto o mediano y un cepillo de cerdas de alambre si tu mascota es de pelo largo. Si tu amigo no se deja peinar con el cepillo, prueba con los guantes especiales para acicalar mascotas.
  2. Controla su higiene. Para reducir la caída de pelo, te recomendamos que bañes a tu gato cada cuatro semanas. Si a tu pequeño felino no le gusta el agua, prueba con toallitas de limpieza y sprays especiales para el aseo en seco. Otra opción es utilizar un paño empapado en agua tibia. En el caso de gatos con pelo largo y abundante, o si tu minino se vuelve agresivo cuando lo acicalan, lo mejor es que lo lleves a un peluquero profesional.
  3. Cuida su alimentación. Tanto la piel como el pelaje de los gatos necesitan una alimentación rica en proteínas para mantenerse fuertes y sanas. Además, estas proteínas deben ser digeribles y de buena calidad, ya que de lo contrario el pelo se volverá más fino y quebradizo. Un pienso contra la caída de pelo en gatos también tiene que incluir vitaminas A y E y ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.
  4. Mantén a tu gato desparasitado. Los gatos se rascan intensamente cuando tienen pulgas u otros parásitos externos. Inspecciona a tu mascota y, si encuentras pulgas o heces de pulga en la base de la cola, llévala al veterinario para iniciar un tratamiento de desparasitación.
  5. Llévalo al veterinario. Si tu minino se rasca, pero no puedes identificar el origen del picor, llévalo al veterinario. Además de parásitos, tu gato puede tener alergia al polen, intolerancia a algún alimento e incluso padecer tiña.
Como ves, por regla general, la caída de pelo en gatos puede evitarse fácilmente haciendo algunos ajustes en las rutinas de higiene y alimentación de nuestro minino. En cualquier caso, si crees que tu amigo felino pierde demasiado pelo, no dudes en acudir al veterinario para identificar la causa y establecer el tratamiento más indicado.

Leave a comment