Skip to main content
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Claves para entender el lenguaje corporal de tu gato

Claves para entender el lenguaje corporal de tu gato

El comportamiento felino es más complejo y sutil que el lenguaje gestual de los perros. Por eso, para poder comunicarte con tu gato, es muy importante que aprendas a interpretar su rico lenguaje corporal. En el artículo de hoy te explicamos cuáles son los aspectos más importantes del lenguaje felino y te damos algunas claves para entender a tu gato.

Índice:

  • La cola, la parte más importante del lenguaje felino
  • Entender el lenguaje corporal de los gatos: los ojos y las orejas
  • Claves para descifrar el lenguaje gestual de tu gato

La cola, la parte más importante del lenguaje felino

Los gatos utilizan todo el cuerpo para comunicarse. Sin embargo, la cola de nuestros pequeños amigos puede darnos más información sobre su estado de ánimo que otras partes de su cuerpo.

Aprende a interpretar el lenguaje corporal de tu felino traduciendo el movimiento de su cola:

- Cola curvada y en suave contoneo. Cuando los gatos arquean su cola en forma de interrogante o mueven la punta de su cola con suavidad es porque tienen ganas de juguetear.

- Cola erguida y en movimiento. Si tu gato yergue su cola y la mueve insistentemente cuando intentas acariciarlo, será mejor que tengas cuidado y lo dejes en paz: podrías acabar con algún arañazo.

- Cola hinchada. Aunque pueda resultar gracioso, cuando un gato hincha su cola, mostrándola más esponjosa de lo habitual, quiere decir que está muy asustado o se está preparando para atacar.

- Cola escondida. Los gatos esconden su cola entre las patas como señal de ansiedad o sumisión. Este comportamiento felino es habitual cuando se enfrentan a un nuevo entorno o un nuevo miembro de la familia.

- Cola enrollada alrededor del cuerpo. Se trata de uno de los signos más positivos del lenguaje corporal de los gatos. Significa que se encuentra a gusto y se siente tranquilo.

 

Entender el lenguaje corporal de los gatos: los ojos y las orejas

Además de la cola, a la hora de interpretar el lenguaje corporal de los gatos, hay otras partes del cuerpo que debes tener en cuenta. Si quieres entender a tu pequeño felino, tienes que aprender a descifrar la posición de las orejas y la expresión de los ojos.

Los gatos mueven las orejas en función de su estado de ánimo. Presta atención a las siguientes posiciones:

- Orejas suavemente hacia delante. Tu gato se siente curioso, alegre y juguetón.

- Orejas rígidas y erguidas. Algo ha llamado la atención de tu pequeño felino y se encuentra en posición de alerta.

- Orejas planas y hacia atrás. Tu amigo peludo está asustado o muy enfadado. Esta posición de orejas suele ir acompañada de siseos o gruñidos.

La mirada es un aspecto fundamental en el lenguaje felino. Esto es lo que quiere decir tu gato con la expresión de sus ojos:

- Parpadeo lento. Los parpadeos lentos son una muestra de amor gatuno. Podríamos decir que son los besos al aire del comportamiento felino.

- Pupilas dilatadas. Si tu gato está jugueteando o se prepara para atacar, las pupilas dilatadas indican excitación. Si emite sonidos agresivos o realiza gestos defensivos, es porque tiene miedo.

- Pupilas rasgadas. Los ojos entreabiertos y las pupilas rasgadas con una señal inequívoca de fastidio.

Claves para descifrar el lenguaje gestual de tu gato

El lenguaje gestual de los felinos domésticos va más allá del movimiento y la posición de la cola, los ojos y las orejas. Para comprender mejor a tu gato, estudia el significado de las siguientes posturas:

- Tumbado con la barriga al aire. Esta posición significa que su gato se encuentra cómodo y disfruta de tu compañía. Ahora bien, ni se te ocurra acariciarle la barriga si no quieres llevarte un manotazo.

- Espalda arqueada. Si tu lindo gatito se te acerca suavemente con la espalda arqueada, te está pidiendo que lo acaricies. Pero si además de arquear la espalda su pelo está erizado, te está diciendo que está asustado o enfadado.

- Cuerpo acurrucado. Cuando un gato se acurruca es porque está descansando y se siente tranquilo y seguro.

- Frotándose contigo. Los felinos se frotan contra las cosas y las personas para marcar su territorio y no como muestra de cariño.

- Dando lametones. Los gatos demuestran su afecto lamiendo la piel, lamiendo el pelo e incluso mordisqueando la ropa de sus seres más queridos.

Podemos decir que para vivir en paz y armonía con un pequeño felino, es fundamental saber reconocer sus emociones interpretando su lenguaje corporal. Los gatos son animales muy inteligentes y de una fuerte personalidad. Si aprendes a descifrar el complejo lenguaje gestual de tu gato, podrás mejorar vuestra relación y disfrutar de una comunicación más íntima y fluida.

Leave a comment