Saltar al contenido principal
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 39 €

Glucosamina y condroitina para perros: ¿qué son y qué beneficios tienen?

Glucosamina y condroitina para perros: ¿qué son y qué beneficios tienen?

De la misma manera que las personas, es común que los perros de edades avanzadas padezcan enfermedades como la artrosis o la artritis. La glucosamina y la condroitina para perros ayudan a reducir los síntomas de los problemas articulares de tu mascota. Sigue leyendo y descubre todos los beneficios de estos dos compuestos.

Condroprotectores: glucosamina y condroitina para perros

Con el paso de los años, los cartílagos de los perros se vuelven más rígidos y delgados. Es por esto por lo que las articulaciones tienen menor capacidad para amortiguar los movimientos y absorber los impactos derivados de la actividad física, como caminar, correr o saltar. Además, como consecuencia, se produce una inflamación que ejerce más presión sobre el área afectada. Por estas razones, los perros con problemas articulares sufren dolor y ven afectada su movilidad. Los canes de razas más grandes tienen una especial tendencia a sufrir este tipo de enfermedades degenerativas.

¿Qué son los condroprotectores?

Los condroprotectores son complementos alimenticios que están indicados para prevenir y tratar las patologías articulares en perros. Sin embargo, es importante aclarar que los condroprotectores no pueden curar estas enfermedades. Sirven, pues, para prevenir y aliviar los síntomas, como el dolor, la inflamación y la rigidez.

La glucosamina y condroitina para perros son dos de los compuestos más comunes de los condroprotectores. De hecho, algunos especialistas coinciden en que la combinación de glucosamina y condroitina proporciona un efecto más rápido y eficaz. Así pues, la mayoría de piensos especiales para perros con problemas articulares contienen tanto glucosamina, como condroitina.

Beneficios de la glucosamina

La glucosamina está compuesta por glucosa y un aminoácido llamado glutamina. Habitualmente, se produce de forma natural en el organismo del perro y contribuye en la formación de tejidos y células cartilaginosas. Sin embargo, llegados a una cierta edad, puede disminuir la producción de glucosamina de tu perro. En este caso, el consumo de condroprotectores con glucosamina aporta algunos beneficios, tales como:

  1. Ralentización del envejecimiento y deterioro de los cartílagos.
  2. Mayor velocidad en el alivio de la sintomatología.
  3. Reducción de la inflamación.
  4. Disminución del dolor.
  5. Tratamiento de la displasia de cadera y lesiones del disco espinal
  6. 6. Aceleración del proceso de recuperación tras una cirugía de cualquier articulación.

Beneficios de la condroitina

El sulfato de condroitina es un glucosaminoglucano que está presente en la articulación y que estimula la construcción del cartílago. Así pues, la condroitina forma parte de los nutrientes necesarios para mantener y regenerar los cartílagos. Especialmente, ayuda a los tejidos cartilaginosos a retener agua, por lo que aporta elasticidad a las articulaciones. Los beneficios del consumo de condroprotectores con condroitina son:

  1. Revitalización de los cartílagos.
  2. Mejora de la elasticidad y la resistencia a la compresión.
  3. Prevención de la degradación por desgaste de las articulaciones.
  4. Propiedades antiinflamatorias.
  5. Alivio del dolor articular.

Consulta con el veterinario

Antes de ofrecer piensos con glucosamina y condroitina a tu mascota, debes consultar a tu veterinario. A pesar de que estos componentes ofrecen un gran abanico de beneficios, para ciertos perros su ingestión puede suponer algunos inconvenientes. Por ejemplo, los perros que padecen diabetes pueden sufrir hiperglucemia a causa del consumo de glucosamina. Del mismo modo, la condroitina puede causar problemas en los canes con problemas de coagulación. Y, aunque no suelen producir efectos secundarios, de forma excepcional pueden provocar insomnio, fatiga y sed excesiva.

Además, un especialista te podrá recomendar si es suficiente con ofrecer un pienso especial a tu perro, o si además debes administrar suplementos. Un veterinario también podrá prescribir la dosis adecuada de estos compuestos, teniendo en cuenta el peso de tu mascota y el grado de afectación que sufra. Así pues, consulta siempre con un profesional y asegúrate de hacer lo mejor para tu querida mascota.

Dejar un comentario